El «blues» de la navidad

Untitled

Lucecitas, gente de vacaciones, turrón, mazapán, cenas de empresa, comidas familiares, nieve, más lucecitas…

La navidad es esa época que tantos aman…y que muchos otros dicen detestar.

Pero… ¿por qué en algunas ocasiones una época como la navidad, nos genera sensaciones o emociones desagradables?

Villancicos tristes

Estamos hablando del blues de la navidad, también llamado depresión blanca. El blues de la navidad se caracteriza por una serie de alteraciones del estado de ánimo. Dichas alteraciones van desde la apatía o pérdida de interés por las fiestas, hasta la tristeza.

Pero.. ¿de dónde viene el blues de la navidad? ¿Por qué en una época (a priori) perfecta para estar felices comiendo chocolate en familia y dándonos regalos… nos ponemos tristes?

Sonrisa «Mr Wonderful»

Uno de los motivos por los cuales ocurre este fenómeno es que no podemos elegir completamente cuándo sentirnos tristes y cuando no. Por lo tanto, independientemente de la época, podemos pasar una etapa menos «alegre» o con más dificultades emocionales.

De ocurrir esto, la navidad y sus luces y sonrisas se ven como una imposición. Una especie de «tienes que estar bien, aparenta felicidad». «Es una época feliz, no la fastidies».

Por lo tanto, se minimizan e invalidad emociones que no sean «acordes» a dicha época. Además, dado que la navidad en nuestro hemisferio de la tierra se celebra en invierno, influyen otros factores. Dichos factores son la falta de luz, el cambio de hora, el frío y el carácter consumista que tienen las fiestas. Por lo tanto, pueden acuciar cualquier dificultad existente de carácter económico, emocional o de otro tipo.

Además, estar pasando por un momento difícil, en el ámbito que sea, genera un efecto de comparación. Automáticamente, al ver otras personas felices o que no pasan por esa dificultad, no hacemos más que sentirnos peor.

Y es que no podemos programar las emociones nieve, llueva o haga sol… y en ocasiones, que sea navidad, no significa que la vida sea de color de rosas

Síntomas de la depresión blanca

Algunos de los síntomas de este «blues» son los siguientes:

  • Apatía o pérdida de interés por actividades que antes resultaban placenteras
  • Problemas de sueño y alimentación
  • Agravamiento de síntomas depresivos o ansiosos
  • Necesidad de volver a una rutina ordenada
  • Evitación de compromisos sociales y aislamiento

Está claro que cada persona es un mundo y puede haber muchos factores que causen el «blues de la navidad». Sea como sea, no está catalogado en la categoría de trastorno. Aún así, es importante tener consciencia de que no todos vivimos estas fechas de la misma manera.

Por lo tanto, lejos de juzgar a quien no ve la navidad con la misma ilusión que la vemos nosotros, podríamos hacernos una serie de preguntas.

¿Estará pasando esta persona un momento difícil?

¿Le supone un sobre esfuerzo hacer un regalo a nivel económico?

¿Cómo ha vivido la navidad esta persona en su familia a lo largo de su vida? ¿Existe todo un ritual a su alrededor?

¿Estará notando la falta de luz o el frío excesivo?

¿Ha pasado por un proceso de duelo o echa de menos a alguien?

Estas (entre otras) son preguntas que nos podemos hacer. Porque recordad, no podemos programar nuestra felicidad para que tome las uvas con nosotros. Y a veces, las cosas son complicadas incluso rodeados de turrón y luces de colores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp